Videojuegos

Tenemos la historia de las primeras arcades del mundo

Si sois un ávido jugador de videojuegos, entonces os parecerá interesante la historia de los primeros aparatos que fueron usados como videojuegos como tal, por esta razón, este artículo trata de las primeras arcades que vieron luz en el mundo. Sí, esas máquinas en las que colocabais vuestros centavos y os divertías a lo grande en las tardes y en las noches de vuestra infancia y adolescencia. Os tenemos la historia de las máquinas de arcade.

Quizás jugaste alguna vez en vuestra niñez y adolescencia en las máquinas de arcade, eso si ya eres un hombre adulto, o si por el contrario, nunca habéis jugado con estas máquinas, de seguro las habéis visto en series, dibujos animados, películas, entre otros. Y esto es debido a que en los años posteriores a 1970, los salones y máquinas arcade se hicieron parte intrínseca de la cultura popular de la época.

Comienza la historia de los arcades

Por allá por los años 60 del pasado siglo XX, un estudiante universitario tuvo una idea de crear un videojuego que pudiese jugarse con monedas en distintas salas y salones de juegos. Pero por desgracia, los costos de los equipos para este nuevo esquema de videojuegos eran demasiado costosos. Esto debido a que los dueños de los salones de videojuegos pagaban por las máquinas un máximo de 900 dólares, aproximadamente. El padre creador de los arcades se llama Bill Pits, el por entonces estudiante universitario concibió una idea de construir una máquina de videojuegos barata y que permitiese jugar introduciendo monedas en la misma.

Ya en los años 70, Pits contactó con un amigo de la secundaria y juntos crearon la empresa “Computer Recreations Inc.” El propósito era el de crear la anhelada máquina que trabajara con monedas y a un bajo costo, como Pitts era programador, se encargó del software, y su amigo Hugh Tuck, se encargaría de hacer el hardware de la misma, ya que era ingeniero mecánico.

Los resultados no fueron satisfactorios

Luego de haber finalizado la máquina, era hora de ponerla a prueba, pero los resultados no fueron los esperados debido a que el costo y la ganancia no eran rentables. En vez de desfallecer, Pits y Tuck desarrollaron una segunda máquina que abarataba los costos de su producción y de su puesta en marcha. Esta máquina se le llamó “Galaxy Game” y fue probada en la Universidad de Stanford, por lo que tuvo mucho éxito en la universidad y quedo allí hasta los años 2000, en la que fue donada al Museo de la Historia de la Computación.

Otros proyectos similares también cuentan una historia parecida

Las otrora grandiosas máquinas de arcade derivaron de un proyecto llamado “Spacewar!” de la que el mencionado Bill Pits tuvo la idea, y tuvieron esta idea el y muchos más debido a que los creadores de Spacewar! No patentaron su invento, como ya habéis visto, de allí derivó Galaxy Game de Pits y vendrían otros proyectos similares, máquinas que ejecutaban programas de videojuegos y que el hardware se hacía en casa, ya que debemos recordar que en la década de los 70, los equipos para hacer funcionar una computadora como la conocemos hoy en día salían demasiado costosos.

Nolan Bushnell y Ted Dabney siguiendo el modelo de Spacewar! Pero con otro enfoque diferente y con aparatos menos costosos, colocaron en venta al público una máquina de arcade llamada Computer Space, pero cuando estuvo instalada en bares y en salones de arcade, el éxito no fue el esperado, y los creadores después de una disputa legal con sus antiguos socios y jefes, le colocaron a su máquina nada más y nada menos que el nombre de Atari. El resto es historia.