Videojuegos

En retrospectiva: Skyrim no mola tanto

Skyrim, un juego de RPG que alcanzó una gran fama durante y por un largo tiempo después de su lanzamiento cautivando a sus seguidores con un gran arsenal de misiones, gráficas espectaculares, y la oportunidad de matar dragones lo cual añadía cierta dificultad al juego por lo impredecibles que eran sus apariciones. Sin embargo, los lados positivos parecieron opacar los negativos en el sentido de que las personas comenzaron a sobrevalorar el juego denominándolo como perfecto cuando en realidad, tiene varios errores que corrompen en cierta parte la calidad del juego.

Existen diversas razones las cuales varias personas han criticado, mientras otras han omitido por el hecho de disfrutar mucho el juego a pesar de ellas. Sin embargo, como cualquier juego, objetivamente Skyrim; la entrega de mayor renombre de la saga de Elder Scrolls, tiene diversos errores que los creadores debieron tomar en cuenta.

Uno de ellos se podría decir que es el sistema de libertades que te da Skyrim del cual puede ser genial pero por el hecho de ser tan exagerado, le quita parte del realismo y se torna poco placentero. Esto lo decimos por el hecho de que puedes hacer caos en una ciudad, cometiendo una cantidad atroz de crímenes y aun así, al pagar tus deudas, será como si no hubieses cometido crimen alguno, como si todos se hubieran olvidado de lo ocurrido.  De esa manera, el sistema fama/infamia tiene muchos defectos, en otros juegos, te haces una reputación por tus fechorías y continúas viendo las consecuencias de tus actos por un buen tiempo.

También se debe de hacer hincapié en un atributo que le da el toque de genialidad al juego y a la vez en parte la arruina, y es la poca variedad que existe en las criaturas del juego, y pensamos que esto fue generado por el enfoque a la criatura más importante del juego, los dragones, de esa manera, por afincarse en ellos y hacer todos sus enfrentamientos lo más placenteros posibles y llenarlos de detalles que nos asombrarían por su buen desarrollo se distrajeron de dotarles a las criaturas patrones de ataques distintos, así como tampoco se preocuparon de que hubiesen más criaturas en general.

Además, la magia que generalmente en los juegos RPG es de gran poder, aquí parece limitada, eso sin contar que las ciudades son muy pequeñas lo cual entorpece un poco la dinámica del juego. Sin embargo, a pesar de tener sus errores, este juego es una gran mejora de su predecesor y todavía es capaz de donarte una genial experiencia de juego.

Deja un comentario